miércoles, 6 de julio de 2016

“La cultura del bienestar, que nos lleva a pensar en nosotros mismos, nos hace insensibles al grito de los otros, nos hace vivir en pompas de jabón, que son bonitas, pero no son nada, son la ilusión de lo fútil, de lo provisional, que lleva a la indiferencia hacia los otros, o mejor, lleva a la globalización de la indiferencia. En este mundo de la globalización hemos caído en la globalización de la indiferencia. ¡Nos hemos acostumbrado al sufrimiento del otro, no tiene que ver con nosotros, no nos importa, no nos concierne! Vuelve la figura del “Innominado” de Manzoni. La globalización de la indiferencia nos hace “innominados”, responsables anónimos y sin rostro.”

HOMILÍA DEL SANTO PADRE FRANCISCO
Campo de deportes "Arena"
Lunes, 8 de julio de 2013http://www.radiovaticana.va/player/index_fb.asp?language=it&tic=VA_718DKMD5



"Para el logro de estos objetivos nacionales es esencial el imperativo moral de garantizar la justicia social y el respeto por la dignidad humana. La gran tradición bíblica prescribe a todos los pueblos el deber de escuchar la voz de los pobres y de romper las cadenas de la injusticia y la opresión que dan lugar a flagrantes e incluso escandalosas desigualdades sociales."

VIAJE APOSTÓLICO DEL SANTO PADRE FRANCISCO A SRI LANKA Y FILIPINAS (12-19 DE ENERO DE 2015) ENCUENTRO CON LAS AUTORIDADES Y EL CUERPO DIPLOMÁTICO DISCURSO DEL SANTO PADRE
Rizal Ceremonial Hall del Palacio Malacañán, Manila Viernes 16 de enero de 2015

lunes, 11 de abril de 2016




Versiones de las islas
Géneros, soberanía y estilos sobre las Islas Malvinas


Los jueves de abril y mayo a las 19 horas en Filosofía y Letras, Puán 480.
Juan Terranova – abril, 2016 – juanterranova@gmail.com



¿Podemos pensar la soberanía nacional a partir de nuestros libros y los libros ajenos, más allá del remanido y siempre presente deber ser del discurso institucional? ¿Cómo se escribe y se lee ese tópico, en permanente debate? La bibliografía escrita sobre las Islas Malvinas es tan amplia e inabarcable como la que se escribió y se escribe sobre la República Argentina. De hecho, avistadas en 1520 por un marinero de una expedición de Magallanes, su historia comienza muy temprano en la historia de América y siempre, a lo largo de los siglos, propone problemas y problemáticas que se van renovando.
Muy rápido en la actualidad las Islas Malvinas se asocian a la guerra de 1982. Y pese a que ya pasaron más de treinta años, la guerra continúa marcando una agenda que está tan lejos de cerrarse como de agotar los conflictos, las derivaciones y los problemas literarios y políticos que plantean las islas.
Así los libros que se escribieron y se escriben sobre las Malvinas nos descubren dos amplias zonas bien delimitadas. Por un lado, el aguerrido grupo de ficciones que se produjeron sobre la guerra en el Atlántico sur y, por el otro, la intensa y contínua actividad historiográfica que toma la guerra pero también otros momentos y eventos, como la llegada de los ingleses al archipiélago en 1833, y al mismo tiempo los rebalsa y nutre, conformando un corpus extenso y laberíntico lleno de tensiones sociales, políticas y estéticas.
Mi idea en este seminario es hacer otro corte y, sin desmerecer la historia, hablar de los diferentes estilos y géneros con los que se narró Malvinas. El programa incluye guerra, ficción, historiografía y reflexiones sobre los diferentes estilos y los diferentes géneros que se usaron, intentando atravesar los momentos sensibles de la historia de las islas. Lo hago con una convicción simple: siempre lo que se cuenta es tan importante como el género que se elige para contarlo y el estilo que se utiliza.



Unidad 1: Género y estilo
Nociones básicas de género y estilo. La ficción, la novela, el diario, el ensayo de interpretación, el ensayo historiográfico, el paper académico, la divulgación y sus diferentes inflexiones estilísticas. Recorrida por el programa según estas nociones.
El aporte de Hayden White a la lectura de las fuentes y sus elaboraciones. ¿Hasta dónde gira el giro lingüístico? Los tropos de la historia, las limitaciones de la novela, el ensayo y su base política.



Unidad 2: Diarios
El diario de María Sáez en los mares del sur. La marca del romanticismo, una etnografía instintiva y los paisajes interiores. Significado histórico del diario y su valor dentro del sistema de la historia de la literatura argentina. Comparación con los diarios de la guerra. Similitudes y diferencias a ciento cincuenta años. Ganso Verde (Goose Green) del Teniente Coronel Italo A. Piaggi y 1982, días difíciles en Malvinas de John Fowler.



Unidad 3: José Hernández, editor de Lasserre
Las cartas de Augusto Lasserre y la presentación de José Hernández en el periódico Río de la plata. El género epistolar y el periodismo. El gaucho Martín Fierro y el gaucho Rivero. Precisiones e imprecisiones, la necesidad de la divulgación y su estilo: Qué hizo el gaucho Rivero en las Malvinas de Juan Lucio Almeida.



Unidad 4: Groussac y Palacios
Paul Groussac y las malvinas en francés como una retribución de afecto a la Argentina. Más tarde, Alfredo Palacios y otra vez la divulgación como género. Traducción, edición y recorte. Música y letra en un concurso para la marcha oficial.



Unidad 5 Visiones de la guerra
Malvinas, una guerra argentina de Federico Lorenz, síntesis e historia social.
El hecho bélico desde el ejército inglés y su eficiencia: No fue un paseo (No picnic) de Julian Thompson. Información y contrainformación. Lo técnico y lo sensible. Los pichiciegos de Enrique Fogwill, una escritura en la coyuntura que salta por arriba del periodismo: la novela bélica argentina a fines del siglo XX.



Unidad 6 Visiones de la posguerra
A sus plantas rendido un león, Osvaldo Soriano y la risa -a veces amarga- frente al nacionalismo. El efecto dominó y la revolución como objeto de aventura y parodia.
Las islas de Gamerro, la novela maximalista desde y atravesada por el menemismo.



Unidad 7: Siglo XXI y re-malvinización
Todo lo que necesitás saber sobre Malvinas de Federico Lorenz: el esfuerzo por la imparcialidad, el rigor y la pedagogía. Muy lejos de ahí, Sal en las heridas de Vicente Palermo. La deriva como estilo. ¿Predicando para conversos? Género carta abierta: los 17 intelectuales por los derechos de los isleños. Malvinas como excusa y palanca política.



Bibliografía específica por unidad



Unidad 1.
Adorno, T. H. W, . “El ensayo como forma” en Notas sobre literatura. Obra completa, 11. Madrid, Akbal, 2003.
Ginzburg, Carlo. Mitos, Emblemas, Indicios. Morfología e Historia. España, Gedisa, 1989.
Lukács, Gyorgy. Teoría de la novela. Ensayo histórico filosófico sobre las formas de la gran literatura épica. Buenos Aires, Ediciones Godot, 2010.
______. “Prólogo” en Teoría de la novela. Buenos Aires, Godot, 2010. Págs. 5-18.
Panofsky Erwin. Sobre el estilo: tres ensayos inéditos, trad. de C. Mora y R. Molina, Barcelona, Paidós, 2000.
White, Hayden. Tropics of Discourse: Essays in Cultural Criticism. Baltimore: The Johns Hopkins University Press. 1978.
______. El contenido de la forma. Narrativa, discurso y representación histórica. Barcelona: Paidós, 1992
______; La ficción de la narrativa. Ensayos sobre historia, literatura y teoría 1957-2007. Buenos Aires: Eterna Cadencia. 2011. Traducción de María Julia De Ruschi.



Unidad 2.
Benjamin, Walter. El concepto de crítica de arte en el romanticismo alemán. Pemínsula, Barcelona, 1988.
Christoph Jamme. Furet, et al. El movimiento romántico, Madrid, Alianza, 1997.
Echeverría, Esteban “El Matadero” en Obras escogidas. Selección, prólogo, notas, cronología y bibliografía: Beatriz Sarlo y Carlos Altamirano. Caracas, Biblioteca Ayacucho, 1980.
Fowler, John A. T. 1982. Días difíciles en Malvinas. Editorial Winograd, Buenos aires, 2013.
Heine, Heinrich. La Escuela Romántica. Buenos Aires, Biblos/Universidad Nacional de San Martín, Colección "De la Alemania", 2007
Lacoue-Labarthe, Philippe . Nancy, Jean–Luc . El absoluto literario. Teoría de la literatura del romanticismo alemán. Traducción de Cecilia González y Laura Carugati. Eterna Cadencia Editora. Buenos Aires, 2012.
María Sáez de Vernet. El "diario" de una mujer en las Malvinas. Fundación Banco de Boston. Buenos Aires, 1982. Edición al cuidado de Nicolás Cócaro.
_______________, Cronista de nuestra soberanía en Malvinas: primera edición bilingüe español - inglés de su valioso diario de 1829. Ediciones Puerto Luis, Buenos Aires, 1989. Edición de Ernesto Greenleaf Cilley Hernández.
Piaggi, Italo A. Ganso verde (Goose Green). Revelador diario de guerra del comandante argentino en una de las más encarnizadas líneas de fuego en la batalla de las Malvinas. Ed. Sudamericana-Planeta, Buenos Aires, 1986,
Pauls, Alan. Cómo se escribe el diario íntimo. El Ateneo, Buenos Aires, 1996.



Unidad 3
Almeida, Juan Lucio. Qué hizo el gaucho Rivero en las Malvinas.  Plus Ultra, Buenos Aires, 1972.
Donghi, Halperín. José Hernández y su mundo.  Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 1985.
Hernández, José. Las islas Malvinas. Compilación, sumarios y notas de Joaquín Gil Guiñón. Joaquin Gil Guiñón, Buenos Aires, 1952.
Martinez Estrada, Ezequiel. Muerte y transfiguración de Martín Fierro., Buenos Aires, Beatriz Viterbo, 2005.



Unidad 4
Groussac, Paul. Las islas Malvinas. Buenos Aires, Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires, Secretaría de Cultura, 1982.
Groussac, Paul. Las Islas Malvinas: compendio de la obra de Paul Groussac para los institutos de enseñanza de la Nación. Comisión Protectora de Bibliotecas Populares, Buenos Aires, 1936.
Palacios, Alfredo. Las islas malvinas, archipiélago argentino. Ediciones Claridad, Buenos Aires, 1958.



5 Visiones de la guerra
Fogwill, Rodolfo E. Los Pichy-cyegos. Versiones de una batalla subterránea. De la Flor, Buenos Aires. 1983,
Hobsbawn, Eric. La era de la revolución, Editorial Crítica, Barcelona, 2003.
Lorenz, Federico. Malvinas, una guerra argentina. Sudamericana, Buenos Aires, 2009.
Sarlo, Beatriz .“No olvidar la guerra: sobre cine, literatura e historia” en Punto de vista número 49, Buenos Aires, 1994.
__________. Tiempo Pasado, cultura de la memoria y giro subjetivo, una discusión, Buenos Aires, Siglo veintiuno editores, 2005.
Shcvartzman, Julio, “Un lugar bajo el mundo: Los Pichiciegos de Rodolfo E. Fogwill” en Microcrítica: Lecturas Argentinas, Buenos Aires, Biblos, 1996.
Thompson, Julian. No fue un paseo (No picnic). Atlántida, Buenos Aires, 1987. Traducción de Luis F. Coco.
_____________"Los argentinos pelearon muy bien, pero su preparación no era buena" Entrevista en diario Clarin. 9 de abril, 2007.



6 Visiones de la posguerra
Fogwill, Enrique. Los libros de la guerra. Mansalva, Buenos Aires, 2010.
Gamerro, Carlos. Las islas. Buenos Aires, Simurg, 1998.
Pynchon, Thomas. Lento aprendizaje. Barcelona, Tusquets. 1992.
Soriano, Osvaldo. A sus plantas rendido un león. Seix Barral, Buenos Aires, 2010.



7 Siglo XXI y re-malvinización
AA VV. “Una visión alternativa sobre la causa de Malvinas” en La Nación. 23 de febrero, 2012.
Lorenz, Federico. Todo lo que necesitás saber sobre Malvinas. Paidós, Buenos Aires, 2014.
Palermo, Vicente. Sal en las heridas. Las Malvinas en la cultura argentina contemporánea. Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 2007.




domingo, 29 de noviembre de 2015

El hombre que se operó su propio apéndice

http://www.lanacion.com.ar/1791639-el-hombre-que-se-opero-su-propio-apendice



One phenomenon feminist historians have focused on is the rape and torture metaphors in the writings of Sir Francis Bacon and others (e.g. Machiavelli) enthusiastic about the new scientific method. Traditional historians and philosophers have said that these metaphors are irrelevant to the real meanings and referents of scientific concepts held by those who used them and by the public for whom they wrote. But when it comes to regarding nature as a machine, they have quite a different analysis: here, we are told, the metaphor provides the interpretations of Newton's mathematical laws: it directs inquirers to fruitful ways to apply his theory and suggests the appropriate methods of inquiry and the kind of metaphyiscs the new theory supports. But if we are to believe that mechanistic metaphors were a fundamental component of the explanations the new science provided, why should we believe that the gender metaphors were not? A consistent analysis would lead to the conclusion that understanding nature as a woman indifferent to or even welcoming rape was equally fundamental to the interpretations of these new conceptions of nature and inquiry. Presumably these metaphors, too, had fruitful pragmatic, methodological, and metaphysical consequences for science. In that case, why is it not as illuminating and honest to refer to Newton's laws as "Newton's rape manual" as it is to call them "Newton's mechanics"?


a translation of the vaginal speech



And now we see the collapse of class after class//The middle classes are in despair//Hundreds of thousands of lives are ruined//Every year the situations grows more desperate for tens of thousands//Hundreds of thousands going bankrupt//And now the ranks of the unemployed are beginning to swell//One, two, three million four million...Five million... six million...seven million//Today it may be seven or eight million//How long can this go on? I am convinced that we must act now if we are to act before it's too late//Therefore, I decided on January 30th with the support of my Party,
which began with seven members and is now twelve million strong to save the nation and the Fatherland!


Ex Captivitate Salus



Carl Schmitt  (1945)


Yo he experimentado todas las tribulaciones del destino
Victorias y derrotas, revoluciones y restauraciones,
Inflaciones y deflaciones, bombardeos
Difamaciones, regímenes colapsados y colapsadas cañerías,
Hambre y frío, encierro y confinamiento solitario,
A través de todo eso he pasado
Y todo eso ha pasado a través de mí.

Yo estoy familiarizado con las abundantes variedades del terror,
El terror desde arriba y el terror desde abajo,
Terror sobre la tierra y terror desde el aire,
Terror legal y extra-legal
Terror marrón, rojo, una combinación de los dos,
Y el peor de todos: el terror que nadie se atreve a nombrarme.
Yo estoy familiarizado con todos ellos y conozco su poderío.

Yo conozco los coros del poder y la ley,
Las voces chillonas y los crueles falsificadores del régimen,
Las listas negras con muchos nombres,
Y las carpetas de los perseguidores.
Y ¿qué debería cantar ahora? ¿El himno del placebo?,
¿Debería abandonar los problemas y envidiar a las plantas y animales?,
¿Temblar de pánico dentro del círculo de los aterrados
Afortunado como el insecto que danza su propia melodía?

Tres veces sentado en el vientre de la ballena,
He confrontado el suicidio a manos del verdugo,
Y sin embargo la palabra reconfortante de los poetas sibilinos me abrazó,
Y un hombre sagrado del Este me abrió las puertas de la redención.
¡Hijo de esta consagración, no tiembles
Mantente firme y resiste!

(Tradución de Federico Sironi de la traducción al inglés)

De la sátira y de los satíricos


de Mariano José de Larra

Tiempo hacía que deseábamos una ocasión de decir algo acerca de la mala interpretación que se da generalmente al carácter y a la condición de los escritores satíricos. Créese vulgarmente que sólo un principio de envidia, y la impotencia de crear, o un germen de mal humor y de misantropía, hijo de circunstancias personales o de un defecto de organización, pueden prestar a un escritor aquella acrimonia y picante mordacidad que suelen ser el distintivo de los escritos satíricos. Confesamos ingenuamente que estamos demasiado interesados por la tendencia general de los nuestros en desvanecer semejante prevención; no diremos que no hayan abusado muchas veces hombres de talento del don de ver el lado ridículo de las cosas, y que no le hayan hecho servir algunas para sus fines particulares. Esto es demasiado cierto por desgracia; ¿pero de qué don de la Naturaleza no ha abusado el hombre, y quién será el que se atreva a sacar deducciones generales de meras excepciones?

Nietzsche contra Sainte-Beuve

TROYA LITERARIA (277): Nietzsche contra Sainte-Beuve

.
Nada viril en él; lleno de una rabia pequeña contra todos los espíritus viriles. Vaga de un lado para otro, sutil, curioso, aburrido, sorprendiendo secretos ajenos, -en el fondo una hembra, con un ansia femenina de venganza y una sensualidad de hembra. Como psicólogo, un genio de la médisance[maledicencia]; inagotablemente rico en medios para ello; nadie entiende mejor que él de mezclar veneno en la alabanza. Plebeyo en los instintos más básicos, y emparentado con el ressentiment de Rousseau; por consiguiente, un romántico, -pues por debajo de todo romantisme [romanticismo] gruñe y codicia el instinto rousseauniano de venganza. Un revolucionario, pero refrenado por el miedo. Sin libertad frente a todo lo que tiene fortaleza (opinión pública, academia, corte, incluso Port-Royal). Irritado contra todo lo grande que hay en los hombres y en las cosas, contra todo lo que tiene fe en sí mismo. Bastante poeta y semihembra para sentir todavía lo grande como poder; constantemente retorcido, como aquel famoso gusano, porque se siente constantemente pisado. Como crítico, sin criterio, apoyo ni espina dorsal, con la lengua del libertin cosmopolita para hablar de muchas cosas distintas, pero sin el valor de hacer confesión de libertinage. Como historiador, sin filosofía, sin el poder de la mirada filosófica, -por ello, rechazando en los asuntos principales la tarea de juzgar, cubriéndose con la "objetividad" como con una máscara. De modo distinto se comporta con todas aquellas cosas en que la instancia suprema es un gusto sutil, experimentando: aquí tiene realmente el valor de ser él mismo, -aquí él es maestro. -En algunos aspectos, una forma anticipada de Baudelaire.-

FRIEDRICH NIETZSCHE, Crepúsculo de los ídolos, Alianza Editorial, Madrid, 1979, pág. 86 y 87. Traducción de Andrés Sánchez Pascual



jueves, 1 de octubre de 2015

Literatura argentina del siglo XXI







Docente: Juan Terranova
Día y hora: jueves de 19 a 21 horas. Aula 151
Duración: seis clases
Facultad de Filosofía y Letras. Puán 480
Empieza el 15 de octubre
Entrada libre y gratuita 
juanterranova@gmail.com
-2015-


¿Generación del bicentenario? ¿Escritores 2.0? En tensión con los sucesos del 2001, la caída de las torres y las elecciones presidenciales del 2003, los primeros narradores del siglo XXI ya pueden ser presentados como un largo aunque poroso e inestable corpus. ¿Quienes son? ¿Qué escriben? Blogs, novelas, redes sociales, relatos, militancia, editoriales independientes y dependientes, revistas, lecturas públicas. ¿Alrededor de qué soportes y qué lugares se nuclean los autores que están escribiendo hoy? ¿Cuáles son sus “temas”, sus “estilos”, sus “preocupaciones”? Propongo aquí, en este breve programa –hoy en plena expansión y construcción–, un acercamiento crítico a la complejidad de lo que está sucediendo, prescindiendo hasta donde es posible de la farragosa historia de la literatura del siglo XX, marcando, si fuera necesario, pertenencias, continuidades e influencias. Como Hegel, que pretendía ser contemporáneo de sí mismo, este acercamiento, temeroso y lleno de dudas, pero también de algunas inevitables certezas, no exime a sus lectores de la polémica y el goce de la lectura, sino que los convoca.


1- La mirada del crítico. Primer acercamiento y particularidades del corpus. La lectura diferente y diferenciada de lo contemporáneo. Sus ventajas. El siglo XXI como objeto y campo de acción: un desafío epistemológico. Tres zonas de lectura que no se excluyen y se magnetizan: la tradición, el kirchnerismo, la web.


2- La serie política. Genealogías de la muerte: la figura del desaparecido, el sobreviviente y el vástago. Momificaciones y vitalismos en el nuevo hit narrativo argentino. 76 y Los Topos de Félix Bruzzone. Enfrente: Bajo este sol tremendo de Carlos Busqued. Abulia, drogas y federalismo. Un manual para dejar atrás la urgencia de la denuncia, o mejor dicho, su impostura. Mecanismos para salir del laberinto asfixiante de la última dictadura argentina, también llamada Proceso de Reorganización Nacional. Carlos Godoy: La Escolástica Peronista Ilustrada. Vuelta del malón, saturación y triunfo.


3- La serie digital. Sebastián Robles, Los años felices y Las redes invisibles: de los primeros blogs a Facebook: un paso sutil pero decisivo. Nicolás Mavrakis: #Findelperiodismo y otras autopsias de la morgue digital. Ensayos antes dramatizados que dramáticos de cara a nuestras rutinas digitales. Luego, un cuento alcanza para sellar la paranoia de un década: “Fireman” en No alimenten al troll.


4- La tradición. Experimentos con la tradición. Las reescrituras de los maestros. Todo elogio incluye una injuria. Ironía y homenaje en La última de César Aira de Ariel Idez y El Aleph engordado de Pablo Katchadjian. Anudamiento: María Kodama como un personaje de Aira y también como un personaje de Idez. Juicios de valor, juicios críticos y juicios penales. El momento de debilidad de Bob Chow, el más allá de Aira con la Argentina hiperconectada del consumo y la ironía. Un poco más con Varadero y Habana maravillosa de Hernán Vanoli.


5. La tradición II. El asesino de chanchos de Luciano Lamberti. Lo rural, lo urbano, las sierras, la ciudad. La búsqueda atómica de la narración. Influencias maceradas en lo argentino que no es lo porteño. Workaholic de Natalia Gauna y el universo del trabajo en épocas de precarización laboral. Alexander Solyenitzin de Lola Copacabana y Un pequeño militante del PO de María Lobo por una sociología objetivista de las clases altas.



Bibliografía


Busqued, Carlos. Bajo este sol tremendo, Barcelona, Anagrama, 2009.

Bruzzone, Félix. 76, Tamarisco, 2008.
    Los topos. Buenos Aires, RHM, 2008.
Godoy, Carlos: Escolástica Peronista Ilustrada. Interzona. Buenos Aires, 2013.

Robles, Sebastián. Los años felices, Pánico el Pánico, Buenos Aires, 2011.

Las redes invisibles. Momofuku, Buenos Aires, 2014.
Nicolás Mavrakis. El fin del periodismo y otras autopsias de la morgue digital. Buenos Aires. Ediciones CEC. Buenos Aires, 2011.
“Fireman” en No alimenten al troll. Tamarisco, Buenos Aires, 2012.

Idez, Ariel. La última de César Aira, Pánico el Pánico, 2012.

Katchadjian, Pablo. El Aleph Engordado, IAP. Buenos Aires, 2010.

Lamberti, Luciano. El asesino de chanchos, Tamarisco, Buenos Aires, 2010.

Chow, Bob. El momento de debilidad. Córdoba, Nudista, 2014.
Vanoli, Hernán. Varadero y Habana maravillosa. Tamarisco. Buenos Aires, 2010.

Gauna, Natalia. Workaholic o la rebelión de los mediocres. Milena Caserola, Buenos Aires, 2015.

Copacabana, Lola. Alexander Solyenitzin. Momofuku, Buenos Aires, 2015.
Lobo, María. Un pequeño militante del PO. Pirani ediciones, Buenos Aires, 2014.


Bibliografía complementaria


AA. VV. La letra crítica. Breve antología de reseñas y ensayos sobre literatura contemporánea argentina. Selección y prólogo, Juan Terranova. Ediciones CEC. Buenos Aires, 2014.

Barletta, Loanna. “El interior no es un lugar físico.” Entrevista con María Lobo. Revista Tónica, Buenos Aires, 2014.
Chacón, Pablo. “En alguna medida, somos lo que hacemos”. Entrevista con Natalia Gauna. Telam. Junio, 2015.
Crespi, Maximiliano. Los infames. Momofuku, Buenos Aires, 2015.
“La dialéctica inútil” en Revista Ñ. Clarín, Buenos Aires. Abril, 2014.
Martin, Leticia. “Un pequeño militante del PO.” Reseña en No Retornable. Nº16. Abril 2014
Terranova, Juan. Los gauchos irónicos. Milena Caserola, Buenos Aires, 2013.
       La masa y la lengua. Ediciones CEC, Buenos Aires, 2011.
Tomas, Maximiliano. ¿Qué leer? RHM, Buenos Aires, 2015.
Vanoli, Hernán. “Bob Chow y las antenas” en Revista Crisis. Número 20. Buenos Aires, 2014.
Vecino, Diego. Flema es una mierda. Editorial Mancha de Aceite. Buenos Aires, 2012.

Nota: En el corpus se hará referencia y se utilizará como bibliografía complementaria la actividad web de todos los autores que aparecen en nuestro corpus privilegiando, de ser posible, las redes sociales Twitter y Facebook.


domingo, 27 de septiembre de 2015

TROYA LITERARIA (277): Nietzsche contra Sainte-Beuve

.
Nada viril en él; lleno de una rabia pequeña contra todos los espíritus viriles. Vaga de un lado para otro, sutil, curioso, aburrido, sorprendiendo secretos ajenos, -en el fondo una hembra, con un ansia femenina de venganza y una sensualidad de hembra. Como psicólogo, un genio de la médisance[maledicencia]; inagotablemente rico en medios para ello; nadie entiende mejor que él de mezclar veneno en la alabanza. Plebeyo en los instintos más básicos, y emparentado con el ressentiment de Rousseau; por consiguiente, un romántico, -pues por debajo de todo romantisme [romanticismo] gruñe y codicia el instinto rousseauniano de venganza. Un revolucionario, pero refrenado por el miedo. Sin libertad frente a todo lo que tiene fortaleza (opinión pública, academia, corte, incluso Port-Royal). Irritado contra todo lo grande que hay en los hombres y en las cosas, contra todo lo que tiene fe en sí mismo. Bastante poeta y semihembra para sentir todavía lo grande como poder; constantemente retorcido, como aquel famoso gusano, porque se siente constantemente pisado. Como crítico, sin criterio, apoyo ni espina dorsal, con la lengua del libertin cosmopolita para hablar de muchas cosas distintas, pero sin el valor de hacer confesión de libertinage. Como historiador, sin filosofía, sin el poder de la mirada filosófica, -por ello, rechazando en los asuntos principales la tarea de juzgar, cubriéndose con la "objetividad" como con una máscara. De modo distinto se comporta con todas aquellas cosas en que la instancia suprema es un gusto sutil, experimentando: aquí tiene realmente el valor de ser él mismo, -aquí él es maestro. -En algunos aspectos, una forma anticipada de Baudelaire.-


FRIEDRICH NIETZSCHE, Crepúsculo de los ídolos, Alianza Editorial, Madrid, 1979, pág. 86 y 87. Traducción de Andrés Sánchez Pascual

lunes, 25 de mayo de 2015




Clarín.com  »  Edición Jueves 29.06.2000

EL EX PRESIDENTE HABIA RECONOCIDO QUE SU APELLIDO ERA DE ORIGEN ITALIANOSegún el libro de un escritor italiano, Perón nació en Cerdeña





Asegura que llegó a la Argentina recién cuando tenía 17 años
  • No aporta pruebas concluyentes

  • Pero cuenta una leyenda que circula desde hace 50 años entre pobladores de un pueblo del centro de esa isla






    JULIO ALGAÑARAZ. Roma. Corresponsal
    Juan Perón, el legendario caudillo que fue tres veces presidente de la Argentina, no habría nacido en Lobos el 8 de octubre de 1895, sino que sería un inmigrante sardo llamado Giovanni Piras.

    Piras habría llegado a la Argentina en 1909 desde Marmoiada, un pueblo a 17 kilómetros de la ciudad de Nuoro, en la áspera región central de la isla de Cerdeña conocida como Barbagia. Así lo afirma en un libro publicado allí —que desde hoy será difundido en toda Italia— el escritor local Peppino Caneddu.

    Juan Perón —Giovanni Piras— Dos nombres, una persona reúne en una larga investigación todos los detalles de una leyenda que en realidad comenzó a difundirse en la Barbagia a comienzos de los años 50 y que por entonces, como cuenta el mismo Caneddu, dividió en dos facciones a los habitantes de Marmoiada.

    Los "peronistas" eran los que creían a pie juntillas que el joven vecino Giovanni Piras, que a los 17 años había partido junto con un grupo de muchachos del pueblo a buscar trabajo y felicidad en la Argentina, había cambiado su nombre por el de Juan Perón y se había convertido en presidente del país-mito, vasto, rico y generoso con los pobres que querían labrarse el futuro haciendo, aunque fuera, los trabajos más humildes.

    Los "antiperonistas" eran los puebleros de Marmoiada que sostenían que Giovanni Piras no era Perón, aunque había logrado "hacer la América" casándose con la hija de su patrón en Chubut, un tal don Cipriano, que era un italiano muy rico y de muy buen trato con sus peones y con los operarios que trabajaban para él.



    La simpatía por los italianos

    Se trata de una leyenda positiva porque a la gente de Marmoiada la llena deorgullo la historia de que uno de sus paisanos haya logrado llegar a presidente de la Argentina.

    En realidad, basta mirar cualquier foto de Perón y compararla con una fotografía de su madre, doña Juana Sosa, para darse cuenta del parecido: el líder del justicialismo era el retrato vivo de doña Sosa, como la llamaban.

    El libro se apoya, además, en la abierta simpatía que Perón sentía por los italianos y, en especial, por los sardos. En su obra, Peppino Caneddu presenta numerosos testimonios de esta actitud del general, que se repitió muchas veces cuando era presidente de la República.

    También cita el libro Yo, Juan Perón, del periodista argentino Esteban Peicovich, en el que el líder justicialista hace una autobiografía. "Mi bisabuelo era un médico de Cerdeña... Es cierto que mi apellido es de origen italiano; nos llamábamos Pieroni. Mi antepasado emigró (a la Argentina) desde un pueblo de Sassari, en Cerdeña".

    Perón mismo cuenta que su bisabuelo había peleado por la independencia sarda y que, perseguido, emigró a Buenos Aires en 1860. "Por muchos años he conservado en mi casa un retrato de este bisabuelo sardo", dice en el libro-entrevista de Peicovich.

    En zonas de Italia, España y la misma Francia, el apellido Perón, además, no es raro. Es común en Cataluña y no hay que olvidar que los catalanes conquistaron una parte de Cerdeña durante decenios en tiempos lejanos. Además, en el Veneto italiano no es raro encontrar gente que se llama Perón de apellido.

    El libro de Caneddu no aporta ninguna prueba concluyente, pero cuenta una bella leyenda.

    En junio de 1909 partieron los muchachos de Marmoiada, desesperados por un trabajo, hacia la Argentina. Viajaron a pie, en diligencia, en una nave hasta Génova y en el "piróscafo" Ravenna llegaron a Buenos Aires. Giovanni Piras, que era el más chico, con 17 años, se fue con uno de los grupos a Chubut, a la zona donde también se habían trasladado, o estaban por trasladarse, Mario Tomás Perón y su mujer, Juana Sosa.



    Un muchacho inteligente

    Según el libro, Giovanni Piras era extraordinariamente inteligente.

    Aprendió enseguida a "hablar en argentino", según cuentan sus paisanos que, años después, regresaron a Marmoiada. Compraba muchos libros para darse una cultura y con su personalidad pujante conquistó el amor de la hija de su patrón, don Cipriano.

    Don Cipriano es el personaje que lo habría ayudado a convertirse en Juan Perón, porque "para entrar al Colegio Militar había que ser argentino", e iniciar una fulgurante carrera que lo convirtió en el político más importante de nuestro país en el siglo XX.

    Con honestidad, en el libro Caneddu publica una entrevista a una mujer "antiperonista" de Marmoiada, que dice: "No, Giovanni Piras no era Perón. Pero le fue muy bien en la Argentina. Gracias a su suegro y a su esposa se hizo muy rico. Cortó las relaciones con su familia porque no le informaron de la muerte de su madre. Y no se sabe qué fue de él".